La casa

Nuestra Casa Rural Sarasola Zahar, en Zarautz, es un caserío típico de la zona rural de Gipuzkoa rodeado de un hermoso entorno de prados y pequeños bosques que lo hacen un lugar tranquilo y reposado ideal para desconectar.

Su localización, aislada del núcleo urbano, permite entre otras cosas disfrutar de unas vacaciones en familia en  un entorno tranquilo y calmado. De ella cabe destacar sus impresionantes vistas del entorno y del mar Cantábrico que baña la costa Gipuzkoana de municipios tales como Zarautz, Getaria o Zumaia.

A pesar de su enclave aislado, se encuentra relativamente cerca de todas partes; 10kms a Zumaia, 12 kms a Getaria y 15kms a Zarautz. De esta forma las personas que se alojen en Sarasola Zahar sin hacer grandes desplazamientos tienen una gran oferta de gastronomía, folklore, playas, deportes náuticos…  tanto en los mencionados lugares como otros del entorno.

Propietarios: Viven en el mismo edificio.

HISTORIA Y EVOLUCIÓN

Alojarse en Sarasola Zahar es adentrarse en la historia del Caserío Vasco. Se trata de un edificio, que durante los siglos de su existencia, ha ido modificando sus dimensiones hasta tomar su aspecto actual. La última reconstrucción fue en el siglo XIX. Construida en piedra cuenta con toda la solivería madera de roble.

Al inicio de los años 90 esta casa rural de Zarautz comenzó su andadura en el sector del turismo. Para ello se realizaron las reformas y modificaciones pertinentes y  paso de ser un caserío con su actividad típica, a un alojamiento rural para acoger viajeros y turistas.